El 43% de los sanitarios españoles siente que ha padecido acoso en alguna ocasión

El otro día, 13 de junio, esta noticia me sorprendió y entristeció enormemente.

Después de hablar, en mi post anterior, de cómo nuestros profesionales sanitarios necesitan que les cuiden, me encuentro con un artículo que nos desnuda su estado de ánimo, o de desánimo, más bien. Competitividad, control férreo de los movimientos de los colegas, jerarquías muy marcadas… Éste es el ambiente que describen muchos de nuestros sanitarios. Un ambiente que desemboca en la ansiedad, depresión, síndrome de “burn-out”, bajas laborales y mucha frustración.
El Confidencial
En un entorno tan vocacional, nos estamos olvidando de ayudar a nuestros profesionales médicos a recordar quiénes son y por qué están ahí, trabajando tan duro para hacer lo que hacen, que básicamente es, cuidarnos.

Cuánta energía y cuánto dinero se invierte en las empresas par mejorar la relación entre sus empleados, para fomentar el talento, la colaboración, el trabajo en equipo. El sector de la salud también se merece ese tipo de atención y de mimo. El talento que se acumula en los hospitales no siempre hace ganar más dinero, como sería el caso de las empresas, pero salva vida. No lo olvidemos.

Ojalá un día todos los profesionales sanitarios tengan a su alcance la posibilidad de formarse en habilidades que les preparan para la interacción con los demás en su día a día. Ojalá cuenten, como ocurre en las empresas, con un coach que les acompañe y les apoye en momentos clave. Ojalá recuperen ese amor por lo que hacen, y recuerden que sin ellos, la humanidad que nos hace seres únicos, pierde mucha fuerza.