Cuando el paciente dice NO

Pues sí, hay veces que el paciente NO quiere o NO acepta un tratamiento tal cual se lo ofrecen. Y ¿qué pasa entonces?

El sábado pasado se reunieron médicos, psicólogos, psiquiatras, psicoanalistas y otros profesionales sanitarios para hablar de este tema. Y se dijeron cosas interesantísimas. Por ejemplo:

– ¿Por qué no se le da al paciente la posibilidad de deliberar, antes de buscar su SÍ o su NO? Cuando se le ve dudar, se le envía al psicólogo, como si en su cabeza, algo no fuera bien. Y en realidad lo único que necesita es tiempo. Tiempo para integrar la experiencia, valorarla y decidir.

– ¿Qué pasaría si además del consentimiento informado, existiera la declinación informada? Otorgaríamos al paciente la posibilidad de firmar NO a algo de manera consciente, meditada y responsable. ¡Me encanta la idea!

– ¿Por qué cuando se dice que SI se acepta la negociación, y el NO se entiende a menudo sin fisuras y sin voluntad de buscar un acuerdo pactado? Acoger un NO por parte del médico es distinto a estar de acuerdo. Es no dejarlo solo y acompañarlo a pesar de no compartir la opinión del otro.

Muchas preguntas en una jornada que nos permitió comprender mejor las motivaciones que muchas veces llevan a los pacientes a decir NO, y sus necesidades de acompañamiento, apoyo y respeto en ese momento.